Sábado , 19 agosto 2017
Noticias Destacadas
Inicio » La voz del silencio » ESPECIAL CONGRESO de la ‘Excelencia en Educación’ [ANUNCIO COMPLETO]
ESPECIAL CONGRESO de la ‘Excelencia en Educación’ [ANUNCIO COMPLETO]

ESPECIAL CONGRESO de la ‘Excelencia en Educación’ [ANUNCIO COMPLETO]

La voz de Jesús Vera inicia esta EXPECTACULAR PRESENTACIÓN DEL ‘CONGRESO DE LA EXCELENCIA’ seguido de la voz de Carmen Cabestany

EL ORDEN DE PRIORIDADES :

Se ha dado mucha importancia al C.I. (coeficiente intelectual) y muy poca al C.E. (coeficiente emocional). Sin embargo, sabemos que el primero varía considerablemente en función de diferentes factores; entre ellos, y como uno de los más importantes, el estado emocional de la persona. En realidad, no son las habilidades técnicas o intelectuales las más importantes, sino aquellas que permiten al niño o al joven conocerse y sentirse bien consigo mismo (inteligencia intrapersonal) y con los demás (inteligencia interpersonal). Ambas son la base de lo que llamamos “inteligencia emocional”.

Un niño bloqueado emocionalmente no puede aprender. Gestionar las propias emociones, tener una buena autoestima, saber interactuar con los demás adecuadamente, son los factores realmente importantes para gozar de una vida emocionalmente sana y feliz. Este psicólogo alerta sobre la importante disminución del C.E. en la juventud de los últimos veinte años, debido, en su opinión, al impacto de las tecnologías.

Las habilidades emocionales se pueden y se deben enseñar en la escuela, pero no como parte de un currículum, sino ejercitándolas en situaciones reales.
La neuropedagogía ha hecho grandes avances que han de ser tenidos en cuenta en educación. Roger Sperry descubrió que los hemisferios cerebrales son diferentes y se dividen sus funciones. Así, el izquierdo es analítico, racional, abstracto, lógico, lingüístico…, mientras que el derecho, el gran ignorado, es creativo, imaginativo, sintético, espacial… Para que el niño utilice todo su potencial a la hora de aprender, debe utilizar ambos, por lo que es muy importante hacer ejercicios para sincronizarlos. Esto se consigue con técnicas de kinesiología educativa, por ejemplo.
También es muy importante “precalentar” el cerebro antes de someterlo a un proceso de aprendizaje, del mismo modo que hacemos ejercicios de precalentamiento antes de hacer deporte. Esto se puede conseguir con simples ejercicios de cálculo mental, previos a un trabajo intelectual.

LA TRADICIÓN:

Desde Sócrates y Platón, pasando por J. Rousseau, Husserl, Teilhard de Chardin, Pestalozzi, Piaget, la Filosofía perenne, la Pedagogía ancestral, Paulo Freire, María Montessori, la Pedagogía Waldorf, la Pedagogía Sistémica…

En realidad, la educación holística, por su propia naturaleza, se integra y se nutre de diferentes tendencias pedagógicas y toma de cada una lo más valioso.
La educación holística honra la tradición, pero propugna un cambio de paradigma. Hay que trascender la herencia decimonónica que consideraba la escuela como una fábrica de futuros trabajadores de un sistema desigual e injusto. La escuela del siglo XXI debe favorecer el encuentro de cada persona con su ser auténtico y con su lugar en el mundo, así como el desarrollo de sus potenciales y de su creatividad.Toda nueva propuesta es criticada e incomprendida en sus comienzos.

LOS OBSTÁCULOS:

Principalmente, el empeño de los poderes públicos en perpetuar, a toda costa, una educación trasnochada y obsoleta, que no responde a las actuales demandas de los chicos ni de la sociedad. Yo misma he sido sancionada por hacer cosas innovadoras que alguien percibe como peligrosas para el sistema.Otro gran obstáculo es la falta de medios, pues es difícil obtener respaldo y ayuda económica para un proyecto educativo que se percibe como una amenaza

Ante todo, el cientifismo reinante, heredero de las concepciones del siglo XVII, que tiende a fragmentarlo todo y se opone a que la naturaleza, el ser humano, la educación, sean percibidos como un todo. Pero también, las diferentes religiones dogmáticas, la Administración educativa, algunos padres y un sector del profesorado.
La educación está regida por burócratas a quienes les importan poco los chavales. En cambio, tienen obsesión por cambiar, según el color de quien gobierna, los planes educativos. Cuando juegan a diseñar sus planes, ni siquiera se molestan en conocer la realidad de las aulas ni en consultar si son viables o no, y a quiénes tendremos que aplicarlos después en ellas. La educación de verdad, con mayúsculas, no es una cuestión de color o de tendencia política; no es un pasatiempo, como parecen entender esos burócratas, para quienes los agentes educativos (docentes, alumnos, familias) son solo las piezas de su tablero de juego.

La mayoría de los padres no cuestionan el sistema educativo y no son conscientes de que sus hijos son educados para el mercado laboral, para ser piezas de un engranaje social que responde a presupuestos decimonónicos (liberalismo, revolución industrial) y que pretende formar ciudadanos dóciles, manejables, consumistas, indiferentes… En cambio, lo que de verdad importa es formar seres felices, críticos y sabios. Hay estudios que demuestran que el dinero sólo es importante para cubrir las necesidades básicas, pero lo que hace realmente que las personas sean más felices es la estabilidad emocional, el optimismo, la gratitud, la autoestima y unas buenas relaciones interpersonales.

Hay un sector del profesorado que no está por el cambio, o bien por desconocimiento, inercia o desmotivación, o bien porque es inmovilista y acomodaticio

EL APOYO:

Un sector del profesorado que demanda un cambio profundo en las estructuras educativas. Es el sector despierto, el consciente, el comprometido. Y va en aumento. También, un buen número de familias que buscan alternativas al sistema y educan en casa o llevan a sus hijos a escuelas libres. Sobre todo, nos apoyan la razón, la justicia, la verdad, la libertad, la paz… y la necesidad de que estas generaciones sean capaces de salir de la locura de este mundo desbocado para crear algo mejor.
La Asociación Espacio Holístico cuenta, asimismo, con el soporte de un grupo de voluntarios que cree que otra educación es posible, necesaria y mejor, y que colabora de corazón en todo lo que emprendemos. También contamos con la ayuda de muchos seres anónimos que nos animan, nos respaldan y creen en nosotros. Son quienes difunden y promocionan nuestras actividades, quienes aportan ideas y sugerencias desde cualquier punto de España o del otro lado del Atlántico, etc. Son muchos los corazones enlazados al de Espacio Holístico y comprometidos con nuestra causa.
Y, por supuesto, para nuestros congresos, contamos con la colaboración desinteresada de nuestros ponentes, talleristas, etc., que saben que no contamos con medios materiales para llevar a cabo lo que consideramos un deber y una preciosa misión: dar a luz una nueva educación para el mundo.

ENCAJANDO…

Esto es evidente si observamos los diferentes casos que tenemos en las aulas.
Si al niño se le acompaña en su proceso de descubrir el mundo que le rodea, si se le ayuda a conocerse y a “extraer” (ex-ducere) lo mejor de sí mismo, si se respeta su proceso madurativo y su tempo de aprendizaje, si se le coloca en un entorno propicio y seguro, el resultado será un ser equilibrado y capaz de desarrollar todo su potencial innato; un ser que vivirá en armonía consigo mismo y con sus semejantes.
En el caso contrario, estaremos contribuyendo a la formación de neuróticos, depresivos, delincuentes, seres infelices que gestionarán mal su propia vida y causarán conflictos a la sociedad.

En el siglo XVII, cuando el paradigma dogmático anterior es sustituido por el paradigma científico-mecanicista. Galileo, Bacon, Descartes y Newton son sus principales exponentes; por eso se habla también de paradigma newtoniano-cartesiano.

Galileo sienta las bases del mecanicismo, mientras que la filosofía de Descartes supone la escisión alma-cuerpo y la fragmentación del ser humano. El cuerpo se rige por leyes puramente mecánicas y el alma es solo una mente pensante que se rige por leyes lógicas, con lo que queda establecido un dualismo sustancial.
La influencia de estos pensadores supuso la instauración de una visión del mundo reduccionista y fragmentada y la negación de la condición espiritual del ser humano. Con ello, se privaba al hombre de su mayor grandeza y, reducido apenas a simple materia, perdía, sin saberlo, su mayor poder.

Todo, porque no hay nada más importante que aprender a ser “persona”, en toda la extensión de la palabra.

La educación holística mejora los resultados académicos, facilita la convivencia en el aula, ayuda a los chicos a conocerse y a relacionarse mejor consigo mismos y con los demás, contribuye a despertar el sentido crítico y la conciencia ecológica, educa para el amor y la paz y un largo etcétera.

LOS JÓVENES DE HOY:

Desmotivados, aburridos, sujetos pacientes de una educación que les hace pensar, pero que no les hace sentir gran cosa, no les conmueve. Curiosamente, ellos sí reaccionan y abren los ojos, los oídos y el corazón cuando se tocan temas que tienen que ver con el autoconocimiento, el desarrollo personal, la salud, el medioambiente, las relaciones humanas y transpersonales…

Recientemente, una alumna trajo a clase un libro de grafología que sus compañeros se pusieron a hojear rápidamente. Es curioso de qué manera tan espontánea se generó y se desarrolló una clase sobre autoconocimiento.

Los estudiantes no han de ser objetos de enseñanza, sino sujetos de aprendizaje.
Seguramente, muchos dirán: eso está muy bien, pero ¿cómo incorporar e integrar esas ideas en la práctica en las aulas?

“Se hace camino al andar”. Hay que empezar y hacer, cada uno, lo que pueda, lo que sienta y lo que le dejen. El cambio no vendrá de arriba abajo, sino de abajo arriba; es decir, no hemos de esperar que lo faciliten los políticos, los poderes públicos o las administraciones. El cambio lo instauraremos los docentes, con ayuda de todos los sectores implicados y, a partir de un determinado momento, florecerá y se expandirá por sí solo.

Sería muy fácil conseguirlo, pero no nos lo ponen fácil. Sin embargo, hay cosas sencillas que podemos ir implementando. Por ejemplo, una pequeña relajación antes de empezar la clase; ejercicios de gimnasia cerebral antes de iniciar un trabajo intelectual; pintar mandalas; poner plantitas, piedras, fuentes de agua en las aulas; que los chicos las decoren y embellezcan para hacerlas suyas; que tengan una canción o un lema propios para crear cohesión social e identificarse como grupo…

De todos modos, hay que decir que hay ya experiencias pioneras; por ejemplo, la del colegio Montserrat, de Barcelona, donde se trabaja con los chicos de modo diferente, aplicando la teoría de las inteligencias múltiples; el colegio O’Pelouro, de Galicia, ejemplo de integración y de tratamiento de la diferencia; y muchos centros y docentes anónimos que van dando pasos adelante en su labor diaria.LA LEY MOTIVE
[Congreso “Excelencia en la educación”]

Los Congresos de la Excelencia pretenden, en primer lugar, desconnotar la palabra “excelencia”. La excelencia en educación no es lo que parecen dar a entender los políticos. No es la primacía de los “sobresalientes” sobre el resto. No es conseguir las mejores notas, ni acabar brillantemente una carrera, ni tener el mejor trabajo, la mejor casa, el mejor coche… Es ser excelente como persona y, para ello, necesitamos herramientas educativas diferentes que sirvan para formar personas excelentes.
En segundo lugar, pretenden sensibilizar a toda la sociedad sobre la necesidad de que se produzca un cambio educativo. Y también que todo el mundo entienda que todos somos parte de ese cambio, que todos podemos aportar nuestro granito de arena. Por eso, en nuestros congresos no solo participan ponentes relacionados con la educación, sino que también hay jueces, economistas, escritores, científicos, artistas…
En tercer lugar, quieren ser, una vez al año, la voz que algunos no quieren oír. Quieren decir, públicamente, que el estado de la educación es inmoral, y que no podemos seguir callando, y que a muchos nos duele el corazón de ver la situación en que nos encontramos docentes y discentes, y que hay mucho sufrimiento en las almas y en las casas de nuestros niños, y que a los políticos no les importa gran cosa, y que ya está bien.

Carmen Cabestany
espacioholistic@gmail.com

http://espacioholistico.wix.com/

www.radiosapiens.es

Un comentario

Deja un Comentario