Home » Cabos Sueltos » La Tierra esta perdiendo el Norte ¿El cambio de Polos será nuestra extinción?

La Tierra esta perdiendo el Norte ¿El cambio de Polos será nuestra extinción?

El misterio de que indique siempre la posición y la orientación del lugar correctas se debe a que el núcleo de la Tierra se comporta como un gigantesco imán, que por lo tanto tiene cargas eléctricas de signo opuesto en cada extremo. Por eso, las moléculas de un fragmento de roca o de un instrumento que contenga metales cargados eléctricamente se comportarán según el principio de que los polos opuestos se atraen y los del mismo signo se repelen.
La Tierra tiene dos polos magnéticos diferentes en extremos opuestos, que no coinciden con los geográficos. Hay que tener claro que estos últimos (Norte y Sur) son los extremos del eje imaginario sobre el cual gira la Tierra; los polos magnéticos no tienen nada que ver con el giro del planeta, sino con la distribución interna de la intensidad de campo magnético.

Además, los polos geográficos son fijos y parece ser que lo han sido siempre, ya que es difícil imaginar que la Tierra gire en otro sentido y cambie la situación de su eje de rotación. Los polos magnéticos, en cambio, varían continuamente, incluso cada día; eso sí, la variación es tan escasa que únicamente se puede detectar con instrumentos especiales.

Para buscar estos cuatro puntos hay que consultar en un mapa. Se sabe que el campo magnético
terrestre se desplaza hacia el oeste entre 19 y 24 km por año. Actualmente, el polo norte magnético se encuentra cerca de la Isla de Bathurst, en los Territorios del Noroeste (Canadá), 1.600 km al suroeste del polo norte geográfico. El sur magnético se halla unos 2.600 km al noreste del geográfico, en el territorio antártico de Tierra Adelia.
Por el estudio de los átomos de metales existentes en rocas antiguas, se sabe que muchas veces las polaridades se han invertido de forma incluso brusca. Este fenómeno se ha producido por lo menos 170 veces en los últimos cien millones de años.

Como se ha podido constatar, los polos geográficos y magnéticos se encuentran a una cierta distancia entre sí. Cuando la brújula nos señala el norte, lo que indica es el polo magnético, no el geográfico –la aguja está imantada con polaridad opuesta a la real del norte (cargas de diferente signo se atraen). Esta desviación no tiene importancia en el Ecuador, ya que ambos puntos quedan igual de lejos. En la Península Ibérica la variación tampoco es destacable, pero si se busca el Polo Norte la cuestión empieza a ser deter