Home » Letras Encadenadas » El poeta salvaje. Gocho Versolari, Poeta y Rosario Salazar

El poeta salvaje. Gocho Versolari, Poeta y Rosario Salazar

Dentro de todos nosotros hay una dimensión caótica, efervescente, que por su naturaleza tiende a manifestarse, a expresarse, a saltar, a imponerse aún por encima de las nociones adquiridas. No siempre se presenta, y lo más frecuente es que nuestra educación y los moldes regulatorios impuestos desde la infancia, hagan que esa dimensión se cierre y permanezca en vida latente durante muchos años y a veces hasta la muerte.
El resultado es una vida enajenada. Pautas seguras, socialmente aceptables, que no son las del incipiente poeta invaden la existencia Deseamos ser aceptados y nos convertimos en esclavos de los afectos y los aplausos. Dialéctica de las redes sociales: exponer nuestra interioridad, nuestros gustos, nuestros deseos más básicos; obtener una aceptación transitoria mientras el CuBig Data nos desarticula, y nos hunde en el anonimato de las cifras para que políticos y empresas manipulen el deseo volátil de esa mayoría que supuestamente es la que debe decidir en las cuestiones de poder.
En tanto esa voz poderosa, que procura hacerse oír y resonar con libertad; esa voz con sus propias leyes y sus propios ecos; esa voz que al principio resuena con fuerza, va enmudeciendo y amordazándose para beneplácito del statu quo. De no ser así, de no optar por el silencio, esa aceptación por la que tan duramente trabajamos podría derrumbarse. Familia, amigos, sociedad, nos declararían abyectos. El significado del término es lanzarnos al otro lado de la muralla virtual levantada para proteger el medio social. Allí, en ese afuera temido, sólo pueden esperarnos el frío, la soledad; el aislamiento.
En la pubertad o en el inicio de la adolescencia, la voz salvaje se manifiesta con toda naturalidad. Es la exigencia del cuerpo y de la mente. El primer poema, la primera obra de arte son una novedad en la familia. Entonces se rodea al niño de corifeos dispuestos a explicar lo que debe ser el arte. Una familia respetable, nunca formará un poeta salvaje, ni nada que tenga ese adjetivo. Recurrirán a aquellos que han logrado domesticar la poesía, la pintura o la música. Invocarán a los que escriben componen o dibujan de acuerdo con pautas establecidas. Garantizarán que de hacer arte siguiendo ciertas reglas, el novel artista tendrá éxito. Esto significa que aquella poesía o ese arte incómodo que se relaciona con la voz que se intenta acallar, es despreciado, criticado, censurado. Aquello que responde a la medianía, las expresiones que “suenan bien”, que son de buen gusto, serán las aceptadas.
En tanto, el duende, el “Daimon” socrático situado en alguna parte del cuerpo del poeta, pugna por asomar, por hacerse oír. Es un enigma saber si lo logrará. En caso afirmativo, deberá enfrentarse a una resistencia más o menos intensa: se proscribe, se critica lo nuevo, lo que no se entiende, aquello que surge de paradigmas diferentes a lo que estamos acostumbrados.

Escuchar más "Letras Encadenadas":
 https://www.radiosapiens.es/category/letras-encadenadas/

 

unnamed Radio Sapiens XXI
www.radiosapiens.es
unnamed Digital Globe Satelite
http://radio.garden/live/valencia/radio-sapiens-xxi/

 

Deja un comentario