RADIOSAPIENS | Tu radio online divulgativa científica y cultural

“El dato de inflación de este martes causará sudores en las manos (de los miembros del BCE), pese a que no existe gran evidencia sobre unos precios estructuralmente más altos”, asegura Bert Colijn, economista de ING en Ámsterdam. La presión aumenta sobre el Banco Central Europeo y puede generar algún quebradero de cabeza, pero por ahora no parece suficiente como para que el banco central cambie su hoja de ruta.

Este martes se ha producido una nueva sorpresa al alza de la inflación en la zona euro. El índice de precios al consumo (IPC) se ha situado en el 3% anual frente a las previsiones que vaticinaban una tasa de variación del 2,7% y al 2% que tiene como objetivo el BCE.
Con este dato, el IPC toca máximos no vistos desde noviembre de 2011, hace ya casi diez años, justo además cuando se acercan las elecciones en Alemania, uno de los países que peor tolera las desviaciones al alza de los precios. Además, la inflación subyacente o core (no pondera alimentos frescos ni energía) ha pasado del 0,9% de julio al 1,6% actual (mes de agosto).

Todos los grandes componentes han puesto su granito de arena, pero una vez más ha sido la energía la que ha sumado una mayor aportación al crecimiento de los precios. Según desglosa Eurostat, la energía ha mostrado la tasa anual más alta en agosto (15,4%, frente al 14,3% en julio), seguida de los bienes industriales no energéticos (2,7%, frente al 0,7% de julio), alimentación, alcohol y tabaco (2,0%, frente al 1,6% de julio) y servicios (1,1%, frente al 0,9% de julio).

El recorte temporal del IVA en Alemania en la segunda mitad del año pasado está elevando las lecturas de inflación estos meses, mientras que el banco central del país espera tasas de hasta el 5% hacia finales de 2021. La tasa de este mes también se ve reforzada por el buen momento de ventas de verano, que se retrasaron el año pasado debido a las restricciones relacionadas con la pandemia.

Con ese telón de fondo, la opinión del Consejo de Gobierno del BCE sobre la inflación sigue siendo optimista. Si bien los precios se están acelerando, las perspectivas se han oscurecido levemente en las últimas semanas, con las infecciones por coronavirus en aumento nuevamente y la tasa de vacunación disminuyendo, lo que da fuerza a la amenaza de nuevas restricciones. “Existe alguna evidencia de que este efecto comenzará a ser más prominente hacia finales de año”, sostiene. “Así que manténgase firme: la inflación tiene el potencial de subir más a partir de aquí”. Desde que la inflación comenzó a despuntar a principios de 2021, los economistas y las instituciones internacionales han querido marcar distancias con el periodo de la década de lo 70, caracterizado por una inflación muy alta y un crecimiento real mediocre. Sin embargo, Kenneth Rogoff, profesor de Economía en la Universidad de Harvard y antiguo economista jefe del Fondo Monetario Internacional avisa de que las similitudes con esa aciaga década son cada vez mayores.
Rogoff se encontraba hace unos meses entre esos expertos que marcaban distancias con los 70, sosteniendo que la inflación, pese al fuerte repunte, sería mayormente transitoria. Sin embargo, algunas cosas están cambiando en la economía global y en EEUU, lo que ha llevado a Rogoff a lanzar este mensaje de alerta en un artículo publicado en Project Syndicate.”Muchos economistas parecen ver la inflación como un problema puramente tecnocrático, y a la mayoría de los banqueros centrales les gustaría creer eso. De hecho, las raíces de la inflación sostenida provienen principalmente de problemas de economía política, y es ahí justo donde la larga lista de similitudes entre la década de 1970 y la actualidad es inquietante”, asegura el profesor de la universidad de Harvard.

Afganistán y Vietnam
Con la desastrosa salida de EEUU de Afganistán, los paralelismos entre la década de 2020 y la de 1970 siguen creciendo. “¿Es ahora mucho más probable un período sostenido de alta inflación? Hasta hace poco, habría dicho que las probabilidades estaban claramente en contra. Ahora, no estoy tan seguro, especialmente mirando hacia adelante en unos años”, asegura el experto.
En lo que se refiere a los parecidos económicos, en la actualidad la economía mundial sufre una prolongada desaceleración de la productividad. Mientras que la década de 1970 marca un punto de inflexión en la historia económica de Estados Unidos, por una fuerte desaceleración en la innovación económica significativa.

Un shock en la oferta
Por otro lado, “la economía global sufrió un choque masivo de oferta en la década de 1970, cuando los países de Oriente Medio subieron masivamente el precio del petróleo que cobraban al resto del mundo. En la actualidad, el proteccionismo y la retirada de las cadenas de suministro globales constituyen un shock de suministro negativo igualmente consecuente”, apunta Rogoff en el artículo de Project Syndicate.

 

[fwdrap preset_id=”8″ playlist_id=”17″]

Ver más REFLEXIONES de un GALENO:

https://www.radiosapiens.es/category/reflexiones-de-un-galeno/

➡ Instagram:
https://www.instagram.com/reflexiones_de_galeno/

➡ Twitter:
https://twitter.com/diettissima

➡ Facebook:
https://www.facebook.com/diettissima

Síguenos en:

Nuestra finalidad es: difundir, promover, dar cobertura, apoyo a entidades y particulares con inquietudes, con el objetivo de conseguir mejoras culturales, sociales y científicas.

¡Asóciate!